Tel: +57 (4) 531-4422 comunicaciones@prodepaz.org

Las Tejedoras por la Memoria de Nariño, el Colectivo Juvenil, la Asociación de Víctimas, Asocomunal, entre otras organizaciones participantes de la Escuela de Liderazgo Juvenil y Campesino, realizaron varias actividades en conmemoración de los 19 años de la toma guerrillera acontecida el 30 de julio y 01 agosto de 1999 en su localidad. “Tejiendo a varias manos la memoria rota” fue un espacio para compartir la palabra, las vivencias familiares y comunitarias e imaginar el territorio.

“Esta conmemoración es una puerta que se nos abre porque cada uno vivió la guerra de manera diferente. Los jóvenes realizamos este evento con las víctimas, a quienes no queremos olvidar, porque queremos aprender de nuestra historia”. Juan Carlos Osorio Galvis, representante del Colectivo Juvenil de Nariño.

Rememorar el pasado para entender quiénes somos

Entre muchos acontecimientos que es necesario rememorar para comprender qué pasó, la toma de Nariño perpetrada por cerca de 300 hombres armados durante 30 horas ocupa un lugar importante en la memoria. Con pitos, ollas y algarabía, los nariñenses iniciaron actividades el viernes 27 de julio antes de las 4pm, hora en la cual se presentó el estallido de la bomba que dejaría en ruinas el 80% del casco urbano. Después de la sonada hubo un minuto de silencio en honor a los niños caídos en el conflicto y en memoria de los 70 niños nariñenses reclutados.

El sábado 28 de julio se presentó una obra de teatro realizada por la Plataforma Juvenil de Sonsón y una fogata para alumbrar la memoria, a cargo del Colectivo Juvenil de Nariño. Adicionalmente, en el Parque Educativo se habló de la importancia de la memoria, el Plan de Reparación Colectiva y el sujeto político.

Para finalizar este espacio común de la memoria, el domingo 29 de julio el maestro Alonso José Zuluaga Martínez inició el primero de 30 murales en compañía de las víctimas para plasmar la idiosincrasia nariñense, para visualizar a Nariño en un futuro sembrado en la confianza. “En la conmemoración se hizo una memoria de reflexión. Muchos mayores de edad que vivieron en carne propia el conflicto empoderaron a los jóvenes de esa memoria colectiva con sus relatos. Con este evento quisimos darle un significado muy especial a la memoria: aquella que se teje, se hila a grandes manos y a varias manos. Las Tejedoras estamos encantadas de haber compartido con los jóvenes en la conmemoración de la toma”, expresó Yolanda Pérez Palacios, miembro de las Tejedoras por la Memoria de Nariño.

Los nariñenses se valieron de la palabra, la música y el tejido para rememorar sus sueños. “Lo que más significó en la conmemoración fue la articulación de varios procesos sociales de Nariño, el compartir y poner en común las historias”, expresó Henry Augusto Jurado Quinchía, presidente de la Asociación de Víctimas de Nariño Soñando por Nuestro Pueblo.

Sueños colectivos, apuestas que se tejen en red

La casa de la memoria es uno de los sueños de las organizaciones sociales del municipio. “Un lugar que nos permita recordar y re-significar, un espacio de encuentro de los grupos etarios locales, para encontrarnos y recordar a nuestros seres queridos”, señala Yolanda Pérez. Además de la casa de la memoria, los líderes abogan por una casa de la juventud y hogar de paso, así como espacios culturales para la práctica de deportes alternos y un proceso formativo para la transformación de textiles y de alimentos.

Como Corporación Prodepaz, destacamos la iniciativa de las organizaciones locales para impulsar sus narrativas y proponer cambios en sus territorios, a partir del reconocimiento de sus dinámicas. Reiteramos la invitación a la sociedad civil a sumarse a las apuestas colectivas a partir del reconocimiento de nuestra historia, la lectura crítica del contexto y la participación en los espacios comunes de la memoria.

English EN Español ES
¿Necesita ayuda? Chat disponible