logo header

Imagen 1 momentos determinantes a

La construcción del Programa Desarrollo para la Paz está marcada por diversos momentos históricos desatados en el territorio, producto de la organización y concertación de las comunidades, ligados a la permanente cualificación de los roles desempeñados por la Corporación Prodepaz para responder a la dinámica de facilitación y acompañamiento, en medio de la ejecución de múltiples proyectos financiados por entidades locales,regionales y nacionales.

Estos momentos históricos evidencian la sinergia entre las instituciones, la participación de los pobladores, la gestión de recursos y la sistematización de aprendizajes, los cuales podríamos enmarcar de la siguiente manera:

 

 

 

  • Concertaciones y alianzas para la constitución jurídica de la Corporación como ente gestor +

    La Corporación Programa Desarrollo para la Paz - PRODEPAZ, nació oficialmente el 15 de septiembre de 1999.
    Ese día se firmó la escritura pública número 1.079, ante la Notaría Segunda del municipio de Rionegro, departamento de Antioquia.
    Esta protocolización pública, no fue más que una etapa en el camino precedida por un proceso de disertaciones y concertaciones por parte de los actores de las diversas instituciones que apuntalaron la idea de construir un Programa de desarrollo para la Paz.
    Estos ejercicios argumentativos reflejaron intereses, puntos de vista, preocupaciones, objetivos que cada una de las partes sustentó como necesarios para la constitución de la Corporación PRODEPAZ que recién nacía con el mandato de institucionalizar el Programa de Desarrollo para la Paz del Oriente Antioqueño.

  • Activación de procesos participativos para la elaboración de diagnósticos +

    El desarrollo de instrumentos como el SIRPAZ, los Planes Zonales, la creación del Sistema Regional de Planeación y la conformación de redes.Desde su creación hasta el 2002, la Corporación se enfocó en el conocimiento y reconocimiento del territorio para su planificación desde los pobladores. Fue en este período que surgieron dos de los más grandes instrumentos construidos mediante un proceso participativo: el Sistema de Información Regional para la Paz SIRPAZ- y la Planeación Zonal. A la par con este proceso se acompañaba la creación de la Red Sistema Regional de Planeación y se cofinanciaban algunos proyectos, entre los cuales se destacaron el panelero, las confecciones y los denominados proyectos comunitarios de transición. El SIRPAZ es un instrumento que permite a los pobladores realizar una lectura del territorio sobre macrovariables como: población, educación, salud, vivienda,saneamiento básico, infraestructura, vías y comunicación como referentes que permiten auto diagnosticar el estado de desarrollo del territorio en esos temas y a la luz de dicha lectura proyectar su futuro, identificar las gestiones requeridas y acometerlas como protagonistas de su propio desarrollo.
    Los Planes Zonales, por su parte, son planes estratégicos de territorio construidos por los pobladores agrupados en 260 núcleos zonales, con miras a aportarle al plan de desarrollo territorial de cada municipio. En otras palabras, es el encuentro de dos agendas que suelen ir separadas: la agenda comunitaria y la agenda gubernamental.Con este instrumento se promueve un ejercicio de gobernabilidad participativa.

  • La Red Sistema Regional de Planeación comunitaria +

    Se interpreta como un primer escenario de organización regional convocado por la Corporación Prodepaz para la instauración del Programa de Desarrollo para la Paz, vinculando los instrumentos anteriormente mencionados, SIRPAZ y Planes Zonales, puestos a disposición del territorio para la planificación. En el año 2001, un encuentro entre representantes de los Consejos Territoriales de Planeación y de los Núcleos Zonales marcó el surgimiento de la Red del Sistema Regional de Planeación orientada a promover la cultura de la planeación en el Oriente.

  • Incorporación del Laboratorio de Paz +

    En la lógica de evidenciar los momentos más determinantes del Programa de Desarrollo para la Paz relacionaremos los aspectos que rodearon el surgimiento del Laboratorio de Paz en el Oriente Antioqueño, sin el ánimo de ahondar en su desarrollo y aprendizajes; más bien nos ocupa identificar su relevancia en el marco de un proceso territorial orientado a la construcción colectiva de territorio con visión compartida de futuro.

    Para tal efecto, resulta significativo detenernos en lo ocurrido en torno al surgimiento y desarrollo del Laboratorio de Paz, pues si bien es conocido como un proyecto financiado y promovido por la Unión Europea, es un proceso ligado, por sus antecedentes, a la historia de búsqueda de paz que los actores regionales emprendieron por iniciativa propia, de manera autónoma y organizada en respuesta al conflicto armado generalizado que azotaba la región a finales de los años 90 y principios de 2.000.

    “El Laboratorio de Paz tiene sus antecedentes en los Acercamientos Humanitarios, cuando los alcaldes de esta región tomaron una decisión política relacionada con su responsabilidad como mandatarios de comunidades abiertamente expuestas y vulnerables a la confrontación armada, violación generalizada de Derechos Humanos e infracciones al Derecho Internacional Humanitario DIH. La propuesta y decisión política de los Acercamientos Humanitarios, que en su momento tuvo la solidaridad de la iglesia y la Gobernación de Antioquia, consistió en:
    a. Hacer prevalecer el principio humanitario sobre cualquier interés militar o político;
    b. Invocar el mandato supremo de promoción y vigencia de los derechos fundamentales establecido en la Constitución Política de Colombia, como respaldo a la gestión humanitaria y a la responsabilidad pública de los alcaldes, en el marco del Estado Social de Derecho; y
    c. Responder a la solicitud y al mandato de comunidades organizadas en asambleas constituyentes y asambleas de paz, que invocaban el artículo 3º de la Constitución, declarándose autónomas y soberanas.

    La primera acción en la ruta de gestión acordada entre alcaldes e instituciones, fue informar al Gobierno Nacional sobre aquel pacto político territorial por la humanización de la guerra, la vigencia de los Derechos Humanos, la recuperación de gobernabilidad y la construcción de una agenda regional para el desarrollo y la paz.La gestión e interlocución de los Acercamientos Humanitarios ,determinada por contactos directos en las montañas, retenciones o secuestros, amenazas y presión violenta de los mandos de los grupos de guerrillas o de los grupos de paramilitares, en el Oriente Antioqueño y a nivel nacional, fue conminada por el Ministro del Interior y demandada por la Policía Nacional ante la Fiscalía y la Procuraduría, creando precedente judicial para la gestión pública en protección humanitaria en las regiones de Colombia.
    Sin embargo, a la par de los Acercamientos Humanitarios también se recreaba una amplia actividad dialogante o parlamentaria en audiencias, asambleas y foros con comunidades, organizaciones de la sociedad civil, autoridades públicas, diplomáticos de agencias humanitarias e internacionales, y sectores de la academia, entre otros, lo que contribuyó e incentivó, además, que actores como el Gobierno Nacional y la cooperación internacional, decidieran adherir al proceso.

    Fue entonces en 2001 cuando el Consejo Regional de Alcaldes, las organizaciones participantes del proceso y la Corporación PRODEPAZ se propusieron una agenda regional, soportada en una propuesta de movilización, denominada Laboratorio de Paz del Oriente Antioqueño, como Proyecto Político Territorial.
    Posteriormente la Comisión de la Unión Europea se vinculó porque, en el marco de la Estrategia País para Colombia 2003-2007, tenía toda la pertinencia apoyar en las regiones experiencias exitosas de sociedad civil e institucionalidad pública a favor de la negociación política del conflicto, el desarrollo y la paz.

    Entre junio de 2002 y durante todo el 2003, se desplegó por parte de la Delegación de la Comisión Europea para Colombia y Ecuador DCE, una intensa labor de identificación, consulta, concertación y documentación técnica de esas experiencias en diferentes regiones de Colombia. Al finalizar el primer semestre de 2003, la experiencia de Oriente Antioqueño, junto a las experiencias de las regiones del Norte de Nariño y Sur de Cauca en el Macizo Alto Patía MAP, y las regiones de Pamplona, Cúcuta y Catatumbo en Norte de Santander NS, fueron incluidas en lo que se denominó: “Programa Segundo Laboratorio de Paz para Colombia”.
    Es fundamental distinguir el proceso Laboratorio de Paz del Oriente Antioqueño; del programa de cooperación internacional, desde donde se sumaron socios o aliados estratégicos al propósito inquebrantable de un territorio reconciliado, con dignidad y equidad para todos, donde sea posible la vida, el desarrollo, la democracia y la paz, en el marco de ejercicios de solidaridad entre los pueblos del mundo.
    En esta lógica, La cooperación internacional se interpreta como una estrategia para avanzar en el proyecto político territorial, que pasa por la capacidad de sus organizaciones e instituciones para apropiar y movilizar un propósito común regional. En esto el Oriente Antioqueño ha trazado una ruta y ha arriesgado un método centrado en la construcción colectiva de territorio, visión compartida de futuro´, promovido por el Programa de Desarrollo para la Paz”.

  • 1
  • 2
BIGtheme.net http://bigtheme.net/ecommerce/opencart OpenCart Templates