+57 (4) 531-4422 comunicaciones@prodepaz.org

Un 15 de febrero del año 2000, llega a la Corporación Prodepaz, Liliana Ríos, una mujer sensible de raíces rionegreras, con el sueño de sacar adelante a sus dos hijos que, en ese entonces, apenas contaban con 10 años y 5 meses de edad.

En ese momento, la región pasaba por una situación álgida debido a los episodios de violencia en el territorio, en este contexto, inició su camino en el que, de 22 años de creación de la Corporación Prodepaz, 21 han estado a disposición de esta institución que trabaja por la superación del conflicto en la subregión.

La mañana estaba fría, acompañados de unas tazas de café, nos sentamos a conversar con “Lili”, como cariñosamente le llaman sus compañeros de trabajo, para escuchar sus anécdotas y experiencias durante estos años de entrega por la Corporación Prodepaz.

Con sus ojos llenos de nostalgia, Lili, recuerda aquellas mujeres que perdieron a sus esposos e hijos a causa de la guerra, pero a su vez, destaca los procesos realizados desde la Corporación, donde, desde los mismos, estas mujeres decidieron no rendirse y trabajar por un futuro mejor para sus familias.

Con sus manos alrededor de la taza de café para recibir un poco de calor, va entrelazando una y otra historia, de esas tantas que aún se guardan en su memoria. En ese instante, nos habla de un libro que según ella marcó su vida: “Solo quiero que me escuches”, allí se recopilan relatos de campesinos, mujeres y familias que en medio de la incertidumbre sueñan con un territorio resiliente y habitado por la esperanza.

Han sido varios años de labor constante en los que sigue trabajando por sus metas, así como hace unos años tuvo el sueño de tener su casa propia y hoy por hoy es una realidad.

Como esa mujer sensible y empática, entiende que el trabajo en territorio implica largas jornadas y caminos de herradura, situaciones que se contrarrestan al llegar a comunidades campesinas que los reciben con una sonrisa. Al preguntarle sobre qué es lo que más valora de estos 21 años de trabajo, habla con seguridad y contundencia sobre la calidad humana del equipo de colaboradores.

Hoy queremos manifestar nuestra gratitud por su labor, entrega, compromiso y esfuerzo. Gracias “Lili” por siempre brindar un gesto amable a quienes han pasado por nuestra Corporación Prodepaz y quienes tenemos el placer de compartir con esa mujer sensible, amorosa y servicial.

 

 

 

English EN Español ES