Tel: +57 (4) 531-4422 comunicaciones@prodepaz.org

El desarrollo económico y social de los territorios plantea retos de innovación y redefinición constante.

La apicultura ha venido cobrando fuerza en Colombia como una alternativa productiva para miles de familias campesinas. Según la Revista Semana, en su sección Semana Rural (2019), se espera que en 2020 en el país haya 150 mil colmenas activas con una producción de alrededor de 4 mil toneladas anuales.

Esta dinámica creciente, está claramente relacionada con la abundancia y variedad de flora en el país, lo que representa unas condiciones óptimas para la producción de mieles y otros productos como el polen, el pro-poleo y la cera de abejas. Además, gracias a la riqueza florística, los productos apícolas del país son de gran calidad, lo que representa una oportunidad para consolidar mercados internacionales.

Este hecho se vincula con la visibilización creciente de la importancia de las abejas para el equilibrio de los ecosistemas y la preocupación por la extinción de esta especie, lo que podría suponer también la extinción de la vida misma en el planeta.

En este sentido, desde el Programa de Desarrollo para la Paz del Oriente Antioqueño y Porce Nus, venimos apoyando e impulsando la apicultura como una actividad productiva que puede aportar al desarrollo de las economías de las familias campesinas y de las comunidades en el territorio, además, como una oportunidad para crear consciencia sobre la importancia de respetar y proteger a las abejas y otras especies animales, como parte esencial de nuestra riqueza medioambiental.

Así, el día 21 de mayo del presente año, con acompañamiento de la Asociación de Apicultores de San Carlos – Africolmenas, se dio inicio a un proceso de capacitación y práctica de la apicultura en el Campo Escuela para el Desarrollo Rural Sostenible y la Paz: La Guaca, en el municipio de San Luis.

Africolmenas ha asumido el proceso de formación de 5 familias de la vereda La Palestina en el municipio de San Luis, para que estas puedan encontrar en la apicultura una actividad que les permita dinamizar sus economías, así como una acción para la consolidación de escenarios de encuentro para la construcción de estrategias de desarrollo comunitario.

El proceso se sustenta en la solidaridad y en el intercambio de conocimientos entre las comunidades, lo que representa acciones esenciales en la construcción del desarrollo sostenible y la paz que soñamos para el territorio y que llena de sentido el trabajo del Programa de Desarrollo para la Paz.

Como la dulce miel producida por las abejas, el desarrollo territorial  requiere trabajo duro y coordinación de acciones que comprometan a todos los actores en el territorio. Son lecciones que nos da la naturaleza y que adoptamos con alegría y “energía viva” para construir.

Gracias Africolmenas.

 

 

 

¿Necesita ayuda? Chat disponible