+57 (4) 531-4422 comunicaciones@prodepaz.org

El Coliseo Luis Alfonso Giraldo Osorio del municipio de Nariño, fue el escenario de encuentro entre pobladores de la zona Páramo y firmantes del Acuerdo de Paz para recibir las respuestas de los Cuadernos de la Verdad.

Allí, en un lugar que años atrás guardó episodios de violencia y dolor, reposaron el pasado 30 de septiembre, 4 Cuadernos de la Verdad que guardan en su interior la narración del conflicto armado desde el puño y letra de aquel, que anteriormente, fue un victimario, y que ahora, después de la firma del Acuerdo de Paz, busca construir un país basado en la reconciliación.

Para hablar de los Cuadernos de la Verdad, es necesario recordar un ejercicio que tuvo inicio en el año 2019, por parte del Proceso de Diálogos de Verdad para la Reconciliación en el Oriente Antioqueño y que a la fecha, sigue aportando desde el encuentro y la conversación a la apuesta decidida por reconstruir los lazos rotos después de tantos años de violencia en la subregión.

En el año 2020, desde un esfuerzo mancomunado entre la Comisión para el Esclarecimiento de la Verdad y el Proceso de Diálogos de Verdad para la Reconciliación, se llegó al proyecto denominado: reconocimiento de responsabilidades de FARC y de la dignidad de las víctimas en los municipios de la zona Páramo, el cual, tuvo como propósito contribuir al esclarecimiento de sucesos en el territorio en el marco del conflicto armado entre los años 1997 y el 2007, además, aportar a la dignificación de las víctimas y a la reconstrucción de la confianza y el tejido social del territorio.

Todo esto, fue soportado previamente desde la escucha de 150 personas y la posterior sistematización de testimonios relacionados con el conflicto armado, donde se establecieron hechos victimizantes como: Nariño, ataque y toma a la población en 1999 y consecuencias en el territorio; Argelia, reclutamiento y desaparición forzada de menores de edad; Sonsón, secuestro del Alcalde, Personero, comerciantes, ganaderos, campesinos e impactos en el territorio; Abejorral, desplazamiento forzado, reclutamientos y secuestros.

La entrega de los Cuadernos de la Verdad tuvo cita en el Balcón Verde de Antioquia. El espacio contó con la participación del Dr. John Fredy Cifuentes Marín, Alcalde del municipio de Nariño, Erika Cardona, Secretaria de Gobierno, Natalia Andrea Montes, Enlace de Víctimas y Víctor Hugo Murcia, Personero municipal; Martha Inés Villa, Coordinadora Territorial Antioquia de la Comisión para el Esclarecimiento de la Verdad; Sandra Viviana Alfaro de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP); Julia Marín Bedoya de la Unidad de Búsqueda de Personas Dadas por Desaparecidas (UBPD); Mauricio Zapata, Asesor de Trabajo Territorial del Centro de Fe y Culturas; el Pbro. Oscar David Maya Montoya, Director Ejecutivo de la Corporación Prodepaz, Andrés Hincapié, Profesional de la Línea de Articulación e Integración Territorial de la misma institución; representantes de la Misión de Verificación de las  Naciones Unidas (ONU); Integrantes de Consejos Municipales de Paz, Reconciliación y Convivencia; Firmantes del Acuerdo de Paz y población de los municipios de Argelia, Sonsón, Nariño y Abejorral.

En el espacio el Pbro. Oscar David Maya Montoya, representante como Secretaría Técnica del Pacto por la Construcción de Paz Territorial e integrante del Proceso de Diálogo de Verdad para la Reconciliación, afirmó:  “Ni siquiera la paz perfecta se consigue con un acuerdo de paz, el camino hacia ella debe ser un camino muy moderado y es un camino de largo aliento, para alcanzarla debemos aprender a vivir de manera creativa con la realidad actual del conflicto porque es ineludible al ser humano y a la condición humana (…) Con estos encuentros realizados, se pretende contribuir decididamente a la construcción colectiva de la verdad de las verdades. Al realizar esta construcción, lo que queremos es realizar una reflexión crítica del pasado y preguntarnos: ¿Qué fue lo que pasó?, reflexión crítica, profunda y sincera, para que podamos construir juntos esa verdad de verdades, la cual posibilite una comprensión de lo que ocurrió. Necesitamos saber y necesitamos comprender ¿Qué fue lo que ocurrió? y ¿Por qué ocurrió? de tal manera, que no volvamos a postergar en tiempos sin fines, estas tragedias de dolor que dejó el conflicto armado en el país y que sigue dejando.”

Allí, en el piso del coliseo Luis Alfonso Giraldo Osorio, las palabras tomaron su espacio en el centro de una mesa redonda y cada asistente fue recorriendo y atando con hilos de colores, como se van atando las palabras para conformar el relato, una a una, paso a paso, hasta formar una gran red. Se podían leer fragmentos de los Cuadernos de la Verdad, como: “familia”, “quiero saber la verdad”, “madres”, “reflexión”, “¿Dónde están?”

Luego, los asistentes se dividieron en cuatro grupos para conformar espacios por cada municipio de la zona Páramo. Frente a frente, firmantes del acuerdo de paz por el partido Comunes y población afectada por el conflicto habló sobre lo sucedido en sus municipios, todo esto, acompañado de instituciones garantes.

Episodios de dolor rememorados, contados por diversas miradas que coincidieron en tiempo y espacio en el pasado y que ahora, volvían a cruzarse para buscar: la verdad.

Esto, 6 o 7 años atrás, un encuentro como este, quizás era impensable (…) es la posibilidad de que responsables y víctimas se encuentren cara a cara, que puedan mirarse a los ojos, escucharse en medio del reconocimiento del dolor, también desde la diferencia con respecto a la manera cómo vivieron las situaciones específicas los responsables y la comunidad (…) para las víctimas ponerle rostro a ese dolor, a ese sufrimiento que ellas han vivido, también es muy importante y poder de alguna manera acercarse a comprender un poco las lógicas desde las cuales ellos actuaron.” Marta Inés Villa, Coordinadora Territorial Antioquia de la Comisión para el Esclarecimiento de la Verdad.

Por su parte, una pobladora del municipio de Abejorral, afirmó: “Al encontrarnos víctimas y personas que nos han hecho daño, tenemos la posibilidad de encontrarnos como seres humanos, de mirarnos a los ojos, realizar preguntas y recibir respuestas y entre este ir y venir de opiniones, pero también de respuestas, vamos sanando nuestras heridas, vamos apuntando a la reconciliación.”

Este proceso que ha tenido varias etapas, como la socialización del proyecto, el encuentro entre víctimas, la construcción de relatos por parte de las ex FARC y el encuentro entre firmantes y población afectada, tendrá un seguimiento constante por parte de instituciones como la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), la Comisión para el Esclarecimiento de la Verdad, la Unidad de Búsqueda de Personas Dadas por Desaparecidas (UBPD), además, deja abierta la puerta a más preguntas y encuentros pensados en el esclarecimiento de las causas y los sucesos que han marcado el conflicto armado en el territorio.

Narrar el conflicto es un mecanismo de resiliencia y construcción de paz desde el relato. Así, los Cuadernos de la Verdad se convierten en una posibilidad de escribir una nueva historia de reconciliación para el Oriente Antioqueño y el país.

English EN Español ES